Si recién pintaste una parte de tu casa y quieres volver a usar la brocha pero con otro color, o las cerdas están muy duras por tanta pintura vieja, deja que te enseñemos cómo limpiar las brochas de pintura después de usarlas. Cómo limpiar pinturas de aceite, acrílica y vinílica Lo primero que tienes que hacer para limpiar las brochas de pintura, es ponerlas bajo el chorro de agua del grifo.

Con un cepillo preferentemente de cerdas duras, cepilla la brocha de la raíz a la punta como si cepillaras cabello de verdad. Hazlo por ambos lados de la brocha hasta asegurarte de eliminar todos los residuos de pintura. El agua ayudará a que la pintura que está acumulada entre las cerdas de la brocha se quite más rápido.

Si la pintura está más seca, entonces será más difícil de quitar, así que tendrás que dejar remojar la brocha más tiempo bajo el chorro de agua de la llave, o bien si no quieres desperdiciar agua solo métela en una cubeta con suficiente agua como para cubrir toda la cabeza de la brocha y déjala reposar allí por 2 horas. También puedes usar agua caliente para que sea más eficaz despegar la pintura de la brocha.

Para limpiar el magno de una brocha de pintura, toma el mismo cepillo que usaste para tallar las cerdas. Mójalo con el agua de la llave y talla el mango de la brocha. Después talla por donde se unen las cerdas con la brocha. Mantén la brocha al revés para que la pintura no baje y se quede entre las cerdas. Sigue tallando bajo el chorro de agua hasta quitar toda la pintura acumulada.

Cómo limpiar la pintura de látex de las brochas

tips-para-limpiar-las-brochas-de-pintura-2

Limpiar la pintura de látex de las brochas puede ser un trabajo sencillo si después de pintar la casa, tratas de poner toda la pintura fresca sobrante de la brocha en la lata de pintura, de ese modo evitarás que se adherida de más en la brocha.

Ponte unos guantes de látex y enjuaga de inmediato la brocha con un chorro de agua tibia. Separa bien las cerdas para que la pintura se vaya separando mientras enjuagas la brocha. Procura que el agua llegue hasta la banda de metal para que la pintura se despegue de todas las cerdas.

Con un peine bajo el chorro de agua ve quitando la pintura de entre las cerdas. Sigue enjuagando hasta que el agua salga clara. Después sacúdela con fuerza para quitar el exceso de humedad.

Para evitar que las cerdas de las brochas se endurezcan y que pueda ser más fácil repintar sin que sea necesario comprar brochas nuevas, tienes que procurar limpiarlas después de cada uso.

Con estos consejos para limpiar las brochas de pintura, fácilmente podrás volver a pintar cuantas veces quieras. Y si al pintar manchas tu ropa o salpicas los vidrios con pintura, sigue nuestros consejos para quitar manchas de pintura en las prendas y en las ventanas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *